Venta - Servicio Técnico - Calefacción - Aire Acondicionado

Preguntas frecuentes - calderas y calefacción

Pautas para una adecuada compra de calderas y sistemas de calefacción

  1. ¿Qué sistema de calefacción central es el mejor?

    Lo primero que debes considerar a la hora de instalar un sistema de calefacción central es el espacio a temperar: ya está construido o está en la fase de proyecto.

    A) Si se encuentra en la etapa de proyecto, puedes considerar varios tipos de calefacción que van desde sistemas de bombas de calor, calderas o mixtos que pueden incorporar incluso sistemas geotérmicos.

    Todos estos sistemas presentan distintas características en cuanto a sus inversiones, costo mensual y equipos. Algunos utilizan losa radiante, otro radiadores, otros con ambos sistemas y por último otros tipo “Split” en muros o cielo (calefacción por aire).

    Otro aspecto es la energía necesaria para el área a temperar. En este punto se deben tener en cuenta aspectos como la aislación de la casa, si está construida con ventanas de termopanel, muros térmicos, techos aislados, orientación con respecto al sol, etc. Es importante asesorarse con un experto, dado que los equipos (bombas de calor, calderas, radiadores o lozas radiantes) tienen una especificación técnica de sus capacidades, pero estas varían mucho por tipo de construcción y clima del país o ciudad. El criterio y experiencia del técnico es fundamental para el logro del objetivo, ya que la cantidad de variantes es grande y el alto costo de los equipos en su conjunto lo hacen necesario.

    B) El espacio a temperar ya está construido.
    Hay que hacer 2 distinciones la primera, si ya existe un sistema de calefacción central. De ser así, preguntarse si funciona bien (si es eficiente) o hay lugares que calefaciona demasiado y otros muy poco. En tal caso hay que estudiar por que se produce este problema, para cambiar equipos (radiadores, termostatos, bombas de calor o caldera) por unos más adecuados al lugar específico. Se puede considerar además la compra de equipos más eficientes, por ejemplo, calderas de condensación, para disminuir el costo mensual en calefacción y agua caliente. La segunda distinción que podemos hacer en hogares ya construidos que no tienen sistema de calefacción central instalados. En este caso disminuye la brecha de posibilidades de elección, ya que hay que analizar caso a caso cual sistema se adapta mejor, el valor de la inversión y el gasto mensual de operación.

  2. ¿Cual marca de caldera es las mejor?

    Más que marcas, lo importante es la procedencia y la disponibilidad de repuestos en chile de todos los modelos por muchos años, ya que una buena caldera, bien instalada, adecuada en su capacidad y con sus mantenciones bien hechas, debería durar 20 años aproximadamente.

    Nuestra preferencia siempre son las marcas Italianas y entre estas, algunos modelos en particular, dependiendo de las necesidades especificas del cliente.

    En algunos casos recomendamos ciertos modelos coreanos que han dado muy buenos resultados con un costo menor.

  3. ¿Qué tipo de caldera es la más eficiente?

    La caldera de condensación, que recupera la energía de los gases de escape, cuyo valor es un 50% más aproximadamente que la convencional de la misma capacidad. El ahorro mensual en gas llega a ser hasta un 30%. Vale la pena calcular en cuantos meses se paga el mayor valor del equipo.

  4. ¿En qué debes fijarte al comprar una caldera?

    Lo primero es estudiar las características del lugar a temperar. Lo segundo, si la usarás todo el invierno o solo esporádicamente (casa de playa o Campo), si tiene bastante uso, es bueno pensar en una italiana de alto "tráfico", para que sufra menos desgaste. Si el presupuesto para la inversión inicial no es muy limitado, recomendaríamos una caldera de condensación.

    Si la caldera es para usarla de vez en cuando, por ejemplo en la playa o el campo, aconsejamos adquirir una caldera italiana convencional, que incluya el sistema de auto circulación (programado de fábrica), que hace funcionar cada cierto tiempo la bomba interna, con el objeto de que re circule el agua por todo el sistema, evitando que se peguen las válvulas y bombas.

    En el caso de casas cerca del mar, no nos atrevemos a recomendar calderas de origen coreano, que no siendo malas, podrían sufrir problemas de corrosión.

    Dado que la inversión en equipos es importante, se recomienda siempre estar asesorado por el instalador más que por un vendedor, debido a su experiencia en terreno y porque será él quien instale, mantenga y repare el sistema si lo requiere.

MANTENCIÓN DE CALDERAS, BOMBAS DE CALOR Y EQUIPOS EN GENERAL.

Todos los equipos de climatización necesitan mantenciones anuales, debido a la cantidad de horas uso anuales que operan y la complejidad de sus circuitos.

En el caso de las bombas de calor y los sistemas de aire acondicionado, más simples en cuanto a su mantención, no por ello menos importante y necesaria, es recomendable realizarla con un técnico.

En esta sección nos referiremos exclusivamente en la mantención de las calderas, destacando los motivos que hacen necesaria una adecuada mantención.

Primero debes tener en cuenta que las calderas operan con agua a presión, gas licuado o de cañería, electricidad a 220 voltios, sistema electrónico y además producen combustión.

Segundo: las calderas no solo se utilizan gran cantidad de horas anuales, tanto en calefacción como en agua sanitaria caliente, sino que, además, suelen permanecer un tiempo prolongado sin uso durante el año, por la estacionalidad de nuestro país. Debido a esto, es bastante probable que se presenten fallas, conllevando molestias por falta de calefacción en invierno, si no se realiza la mantención oportunamente. El tercer y más importante punto a analizar, esta dado por la presencia de excesivas sales minerales en el agua de nuestra zona, por lo que se hace necesario una limpieza especial al sistema completo y especialmente a la caldera, para que los equipos duren para lo que fueron diseñados, 20 años aproximadamente, cosa que no ocurre con regularidad en Chile.

ARREGLO DE CALDERAS

Sólo analizamos las calderas, debido a que el usuario puede arreglar o chequear varios ítem sin la necesidad de llamar un técnico, como en el caso de las bombas de calor o aire acondicionado, en que el usuario no debe intervenir, ante posibles fallas.

Queremos destacar un aspecto fundamental al momento de decidir contratar a un determinado servicio técnico, ya que el costo de una caldera y/o sistema de calefacción central es bastante elevado, por lo que se requiere una empresa con un diagnostico muy claro y preciso del problema, para evitar el remplazo innecesario de piezas.

  1. No funciona la calefacción.

    Las causas pueden ser diversas y van desde fallas de válvulas, termostato, presión de agua, problemas en la bomba, etc. En estos casos, antes de llamar al servicio técnico, es recomendable que revises el suministro de agua, gas y electricidad en la caldera. Luego, que verifiques que la presión de agua de recirculación, que debe estar en el rango verde del manómetro de la caldera, ojala, en 1,5 bares. Puedes verificar que él o los termostatos estén prendidos a una temperatura mayor que la del interior de la casa. También puedes revisar que las llaves de paso de cada radiador estén abiertas.

    Si con estos datos el problema persiste, te recomendamos ponerte en contacto con el servicio técnico.

  2. No calienta el agua.

    Esto puede producirse por varios motivos, pudiendo ser la falta de presión de agua interior de la caldera o del agua de la red; falla en la sonda de temperatura, falla del circuito electrónico o panel principal, falta de suministro de gas, caldera apagada, etc.

  3. La caldera pierde presión.

    Esto suele suceder por fugas de agua en la caldera, radiadores y/o circuito. En todos estos casos es recomendable llamar al servicio técnico.

  4. La caldera emite ruidos anormales cuando funciona el sistema de calefacción.

    Puede emitir distintos tipos de sonidos; los más comunes son los de los quemadores, cuando está prendida; otro ruido es de agua circulando. Los ruidos preocupantes son similares a los rodamientos, cuando no tienen grasa; se siente un roce de piezas o zumbido, este tipo de falla es producida por la bomba que está próxima a fallar.

    Otro sonido es de circulación de burbujas de aire, que se produce cuando el circuito de agua interna tiene aire, lo que no debiera suceder, ya que las calderas tienen un sistema automático de eliminación de aire.

  5. Existen fugas de agua.

    Pueden ser producidas por mala instalación: falta de apriete de abrazaderas, roturas en el circuito de cañerías, válvulas de cierre en radiadores o radiadores rotos.

    Por último, algún componente defectuoso en el interior de la caldera.

  6. La calefacción se apaga repentinamente sin que haya alcanzado la temperatura programada en el termostato.

    Esto puede ser por obstrucción de la bomba, falla del termostato, baja de presión de agua, falla en los sensores de temperatura, etc.

  7. Lectura de error en la pantalla.

    Se puede producir por problemas de instalación, verificación de presión de gas, obstrucción de salida de humo, algún componente defectuoso en el interior de la caldera, etc. Contactarse con servicio técnico.

  8. No se calientan los radiadores.

    Verificar que las válvulas de los radiadores estén abiertas.

    Otras posibles causas pueden ser: obstrucción válvula de cierre de los radiadores, no está operando la bomba, etc.

  9. Falla en el encendido.

    Esto puede suceder por presencia de aire en la válvula de gas, baja presión en alimentación de gas o simplemente falla en válvula de gas. 10- Llama parásita (anómala) en quemadores.

    Falta de mantención en quemadores o revisión de la válvula de gas.

  10. No funciona la bomba de la caldera.

    Falta de mantención, falta de presión de agua interior del sistema o falla de la bomba.

  11. Tensión de alimentación demasiado baja.

    El suministro de electricidad debe ser cercano a los 220 voltios. Si se observan variaciones de voltaje, se debe reclamar al proveedor rápidamente y desconectar la caldera porque esta situación puede dañarla.